FMR Reflexiones.png

23 de junio de 2019
Él es nuestro sustento.

Hoy enfocamos nuestra atención en el amor y la bondad de Dios al proporcionar sustento a Su pueblo de manera natural y milagrosa. A menudo pensamos que Dios alimenta nuestros espíritus permitiéndonos crecer en Su camino. Sin embargo, Dios también provee alimento físico para Sus hijos. Dios alimentó a los israelitas en el desierto con maná del cielo. El Señor habló a través de Elías y la jarra de harina de la viuda no se vació. Jesús también alimentó a las multitudes con pescados y panes.

Deberíamos tener claro que Dios proporcionará continuamente el alimento necesario en nuestro caminar hacia Él. Jesús ofrece el alimento de la vida eterna. Es Su propio Cuerpo y Sangre, el Pan vivo, que se nos da en la Eucaristía. Cuando cenamos de la mesa del Señor, Jesús se convierte en parte de nuestra vida y nuestro ser. Nos parecemos más a Jesús, con fuerzas renovadas para hacer Su obra.

A medida que avanzamos por la vida y nos solidarizamos con los demás, nos damos cuenta de que el Señor nos ha encontrado primero. Él nos fortalece, nos perdona, nos sana y nos ama. Él nos da el alimento que nos sostiene a medida que avanzamos en nuestro caminar hacia Él.



Nuestra Misión en la Iglesia Católica de la Transfiguración

TransfigurationWeb.jpg

Con amor, damos la bienvenida a todos en nuestra familia de fe  mientras celebramos con gozo los sacramentos, con liturgias católicas contemporáneas para crecer y servir como discípulos de Jesús.

BIENVENIDO - CELEBRA - CRECE - SIRVE

  


 

 

La Visita de la Virgen de Guadalupe a su Hogar

Si desea llevar la Virgen a su casa y orar por vocaciones sacerdotales, por las necesidades de su familia y de la de la comunidad. Por favor comuníquese con Vanessa Peña al 770-407-9469.

Recuerde que usted debe recogerla durante la Misa de las 2 :00 p.m. y devolverla en dos semanas en el mismo horario.